FRENILLO CORTO ¿QUÉ HACER?

Todas las personas tenemos frenillo lingual y muchas de estas tienen un frenillo lingual corto, eso no significa que se tenga que cortar. Entonces, ¿Todos los frenillos linguales dan problemas? La respuesta es NO. 

¿Qué es el frenillo lingual?

El frenillo lingual es un pliegue vertical de mucosa que une la lengua con el suelo de la boca. Si es demasiado corto, la lengua no puede hacer su movimiento completo, no llega al paladar o la punta de la lengua no puede sobresalir por encima del labio superior.

Cuando este frenillo es demasiado corto se le llama anquiloglosia o lengua atada.

Hay distintos tipos de frenillo corto:

  • Tipo 1: Anterior. La inserción del frenillo se encuentra en la punta de la lengua. Cuando el bebé llora se observa la lengua en forma de corazón, porque el frenillo tira hacia dentro de la lengua.
  • Tipo 2: Anterior. La inserción del frenillo esta unos milímetros más atrás que el tipo I. Cuando el bebé llora la punta de la lengua desciende hacia abajo.
  • Tipo 3: Posterior. Este frenillo igual que el tipo 4 tiene un componente submucoso. Cuando el bebé llora se observa la lengua como un bloque, sube muy poco hacia el paladar o la lengua forma una concavidad, se hunde el centro.
  • Tipo 4: Posterior. No se observa frenillo, pero se observa la lengua completamente anclada al suelo de la boca, la lengua no se eleva.

¿Qué pude ocurrir si nuestro bebé tiene un frenillo corto?

Es importante saber que no siempre tiene que dar problemas en la lactancia materna, se debe hacer una buena valoración para determinar si necesita ser intervenir o no.

Puede causar las siguientes dificultades:

  • Succión ineficaz, no permite que el bebé vacíe bien el pecho causando problemas en la madre (mastitis, obstrucciones, grietas…). O no consigue extraer la leche con lo cual no se alimenta correctamente (no gana peso, cacas verdes o explosivas…). Es importante conocer como es un buen agarre al pecho, en esta entrada de blog os lo explico https://www.nadonsfisioterapia.com/es/2022/02/07/lactancia-materna-y-las-claves-para-iniciarla/
  • Problemas bucodentales, mala oclusión de la boca, dificultades en el habla, respiración bucal y en consecuencia problemas respiratorios (bronquitis de repetición, faringitis…).
Succión correcta y los tipos de frenillo lingual.

¿Cómo detectar si mi bebé tiene el frenillo corto?

  • El bebé no se agarra bien al pecho, aparecen grietas en el pezón.
  • Tomas muy largas. El bebé pasa todo el tiempo en el pecho durante las tomas.
  • Ruidos durante la toma (chasquidos).
  • El bebé no coge peso.
  • Cuando sacamos el pezón tiene forma de pintalabios.
  • Cacas verdes y explosivas.
  • Irritabilidad. Llanto constante y excesivo.
  • Destete precoz. 

¿Qué puede provocar en el bebé?

Un agarre deficiente, que acabará compensando para poder succionar. Con lo cual modificará estructuras de su boca para conseguirlo y cuándo sea mayor podemos encontrar problemas en el habla. 

Suelen ser niños que respiran por la boca por un mal cierre de esta, con lo cual roncan desde bien pequeños siempre.

Si respiran por la boca son más propensos a padecer enfermedades respiratorias. 

¿Qué puede provocar en la madre?

  • Dolor y/o grietas.
  • Mastitis de repetición.
  • Baja producción de leche.
  • Hiperproducción de leche.
  • Isquemia del pezón.
  • Frustración /desánimo.
  • Destete precoz.

Es importante ante cualquier duda de frenillo corto o mal agarre acudir a un profesional, para valorar como hacéis la toma y valorar la boca del bebé, por un fisioterapeuta y osteópata especializado en lactancia para ayudaros y no abandonar en la lactancia materna.