descalços_01

BENEFICIOS DE QUE LOS BEBÉS LLEVEN LOS PIES DESCALZOS

A menudo en consulta las familias no preguntáis sobre qué tipo de calzado que deben llevar los bebés cuando empiezan a gatear o a caminar. Por eso des de Nadons Fisioterapia queremos intentar resolver algunas de las dudas que nos pueden aparecer y aclarar falsos mitos.

Como fisioterapeuta y osteópata infantil siempre aconsejo a las familias:

⦁ No forzar que se pongan de pie sus hijos, sino acompañar y facilitar a sus bebés para que vayan alcanzando cada etapa de su crecimiento.

Para que esto ocurra es importante dejar espacio para que los bebés exploren el entorno, a través de su libre desarrollo. Siguiendo esta misma perspectiva, con los pies pasa lo mismo, no debemos forzarlos a llevar zapatos cuando no los necesitan.

⦁ Deben ir descalzos los niños el máximo tiempo posible. No solo cuando son bebés, sino en toda su infancia.

Si ponemos zapatos a nuestros hijos/as de forma precoz, los estamos limitando a desarrollar la sensibilidad que necesitan en la planta del pie para poder formarse correctamente, también impedimos que se puedan mover de manera libre.
Los bebés cuando empiezan a caminar no están todo el rato de pie, sino que se sientan, gatean e incluso voltean, si les ponemos zapatos limitamos esta movilidad.

¿Debo poner zapatos a mi hijo?

La planta del pie de los niños es capaz de recibir muchísima información sensorial y de la posición de su cuerpo que influye en el desarrollo psicomotor de los niños/as, debemos dejar que anden y jueguen descalzos para que los pies crezcan fuertes, móviles y flexibles

Caminar descalzo ayuda a la formación del arco plantar y de los huesos que lo forman, si os habéis fijado todos los bebés nacen con los pies gorditos y planos, una vez se ponen de pie y empiezan a caminar estos pies van cogiendo forma.

En los primeros meses de vida los pies de los bebés tienen la función de informar sobre el medio exterior a través del tacto (textura, temperatura…), una vez se empiezan a poner de pie, alrededor de los 9 – 10 meses de vida, esta sensibilidad sensorial se vuelve más precisa, gana sensibilidad y se transforma en información sobre la posición del cuerpo. Los pies informarán a su cerebro de su posición y de los cambios de postura.

¿A qué edad debo empezar a poner zapatos a mi bebé?

Lo que debemos tener claro es que la función principal de los zapatos es protegerlos de los agentes externos. En el caso de los niños que ya caminan, que suele ser a partir de los 12 meses, debemos ponerles zapatos si caminaran por la calle y tenemos miedo de que se pueda hacer daño. Si estamos en terrenos sin peligro aparente (parque, playa, césped…) lo mejor es que vayan sin zapatos para conseguir un buen desarrollo del pie, favorecer a un mejor equilibrio y una mejor coordinación motor.

¿Qué tipo de calzado elegir?

⦁ Debe dejar libre la articulación del tobillo.

⦁ Debe ser con suela dura y flexible.

⦁ La parte delantera de la suela debe doblarse fácilmente hacia arriba con la mano.
⦁ El zapato debe ser igual por delante que por detrás.
⦁ Grosor de 3 mm.
⦁ Sin tacón.

⦁ Debe ser bastante ancho y largo (forma cuadrada) para permitir el movimiento de los dedos sin que toquen el final del zapato por dentro y que no se “amontonen” los dedos.

⦁ Materiales transpirables. La plantilla debe ser extraíble para poder limpiarla y nos sirve para ver si le va pequeño el zapato.

⦁ Debe adaptarse bien al pie, sistema de regulación (velcro o cordones). Mejor que sean con velcro para favorecer la autonomía.

Es importante saber que los bebés no se resfrían por ir descalzos, por eso en casa con un calcetín antideslizante será suficiente, para permitir que se puedan mover bien y tengan los pies calientes.